Archivos en la Categoría: Yoani Sánchez

Reforma y fritanga.

Por Yoani Sánchez.
El portal ya no recuerda al sitio gris y polvoriento de hace un año. Ahora han pintado las paredes, retocado las vigas y puesto un toldo a rayas que atrae las miradas. Tres vistosos carteles anuncian variados servicios, cuya mezcla es tan surrealista que divierte: barbería, venta de pizzas y predicción de la fortuna. Forma parte de las pequeñísimas empresas privadas que emergen por toda Cuba, algunas de las cuales parecen tener estampadas desde el nacimiento su inminente fecha de quiebra.Otras, por el contrario, auguran convertirse en verdaderos emporios comerciales si las dejaran evolucionar. La mayoría da pasos tímidos, no quieren demostrar todavía su verdadero potencial. No vaya a ser que la apertura económica sea tan efímera como una fritanga quemándose en el aceite requemado de algún timbiriche. Por lo tanto la cautela resulta la actitud empresarial más extendida, en un país donde el Estado tuvo durante demasiado tiempo el monopolio sobre los servicios y la producción.
El capital financiero también empieza a entrar tímidamente para estos fines. Una parte del dinero pasa frente a los ojos atentos de las instituciones bancarias oficiales, pero otra llega desde el extranjero a través de mulas o de parientes exiliados. Se utiliza como inversión inicial en aras de convertir la oscura sala de una casa en un restaurante colonial con comida criolla.

Leer más de esta entrada

Yoani, premiada y agradecida.

La bloguera cubana Yoani Sánchez dio las gracias por el premio de iRedes que recibió este lunes.

Desde su hogar en La Habana, Yoani declaró a Radio Martí que es una muy buena noticia para ella y la blogósfera cubana.

La comunicadora independiente se encuentra entre los ganadores de los Premios iRedes 2011, concedido por “su constante y valiente” actividad en las redes sociales, así como “por la repercusión” de su trabajo. El Congreso Iberoamericano sobre Redes Sociales dio a conocer desde Burgos, España, que Yoani fue galardonada en la categoría Individual. El comunicado de la entidad destaca que Generación Y, el blog de Yoani, es una fuente de inspiración para quienes defienden las libertades y los derechos de las redes sociales.

El jurado de esta edición fue presidido por José Luis Orihuela, profesor de la Universidad de Navarra, y ha estado formado por 12 expertos en comunicación, redes sociales y periodismo. Cada Premio iRedes consta de un distintivo representativo del galardón y una dotación en metálico de seis mil euros. Yoani dijo que el premio reconoce que Generación Y ha servido para divulgar noticias sobre la realidad cubana, que el gobierno cubano trata de silenciar.

Pulse en audio para escuchar el reportaje de Alberto Muller.

Fuente: Radio Martí

Escondidos tras su miedo.


El gobierno cubano gusta de castigar sin dejar huellas. No da la cara, no firma papeles, no estampa cuños al lado de cada acto que viola su propia ley, comentó Yoani Sánchez en su blog Generación Y.

Añadió Yoani que las autoridades no responden a las quejas del pueblo, y puso como ejemplo a Claudia Cadelo, autora del blog Octavo Cerco, quien aún espera respuesta de la Fiscalía Provincial a su denuncia por el apartheid cultural en la última muestra de jóvenes realizadores, en el teatro Charles Chaplin del Vedado, donde se le prohibió asistir. Escribió también que “el agente Rodney -uno de los policías vestidos de civil que vigilaban a Luis Felipe Rojas, autor del blog Cruzar las Alambradas, sin tener una orden judicial para hacerlo- nunca dio la cara para validar o negar los tristes sucesos de noviembre de 2009 alrededor de la casa de Rojas en Holguín”.
Leer más de esta entrada

Catástrofes personales.

¡Cuántos dramas humanos alrededor de cada fallecido en el accidente del vuelo 883 de AeroCaribbean! En el listado de pasajeros la coincidencia entre algunos apellidos sugiere que se han perdido padres e hijos, hermanos y hermanas, parejas con sus retoños. Recuerdo que entre los nombres referidos en el noticiario de la mañana estaba el de un turista japonés, que también perdió la vida a miles de kilómetros de esa otra Isla tan diferente a la nuestra. No puedo dejar de pensar en él ni en el resto de los muertos de un avión que sólo debió ser la vía, el puente, el camino, pero nunca el final.

Detrás de cada uno de los 40 pasajeros cubanos la tragedia también es enorme. Ellos compraron aquel fatídico boleto tres meses antes de la fecha de partida e hicieron una larga cola para acceder a un medio de transporte que en este país es exiguo y sumamente caro. Probablemente se sintieron aliviados al saber que podrían hacer el recorrido desde Santiago de Cuba a la Habana en algo menos caótico que un tren nacional. Su presencia en aquel ATR 72/212 fue la conclusión de una secuencia de sacrificios que comenzó justo cuando tuvieron la necesidad –o el deseo– de viajar dentro de Cuba y que sólo terminaría al llegar a su destino.
Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: