Archivos en la Categoría: Informática en Cuba

El Gobierno dice que hay más de un millón de celulares, y manipula los datos de internet.

A finales de 2010 había en la Isla un millón de teléfonos móviles, frente a los 621.000 registrados en 2009 y los 330.000 de 2008, año en el que a todos los cubanos residentes en el país se les permitió comprarlos por primera vez, dijo un informe de la Oficina Nacional de Estadísticas en su sitio web, según Reuters. Cuba, un país de 11,2 millones de habitantes, cuenta con un millón de líneas de telefonía fija, por lo que la Isla tiene una densidad telefónica de un poco menos de un 20 por ciento, que es la más baja en América Latina, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones de Naciones Unidas.
Los teléfonos móviles solamente están disponibles en dólares y el envío de un tweet desde un móvil puede costar más que el ingreso medio diario de muchos cubanos.

Leer más de esta entrada

El gobierno acusa a EE UU de intentar crear ‘redes clandestinas’ de conexión a internet.

El gobierno publicó este martes un nuevo capítulo de la saga con la que busca demonizar internet y demuestra su preocupación por el flujo de información fuera de su control y por la posibilidad de que la red pueda convertirse en un medio de movilización en su contra. Como parte de la nueva entrega, La Habana acusó a Estados Unidos de intentar crear “redes clandestinas” y “conexiones ilegales” en la Isla para “subvertir la revolución”, y destapó a otro informante de la Seguridad del Estado. Se trata de Dalexi González Madruga, un joven ingeniero en telecomunicaciones, sobre cuyo caso Granma publicó un extenso reportaje.

González Madruga, el agente “Raúl”, dijo haber sido contactado en 2007 por un amigo residente en España, quien le envió a un hombre identificado como Robert Guerra.

Gerra le entregó programas en CD, plugs, navegadores y “otros medios de lo más avanzado en software”; le insistió en que “aprendiera a establecer redes de comunicación entre dos o más edificios por si ‘ocurría algo’ y era menester mandar alguna información”; le enseñó “a entrar a sitios de la web sin acceso desde las conexiones nacionales, haciéndolo desde un servidor en el exterior”, y la forma de “encriptar mensajes”, según la versión oficial.

Granma no negó que antes de ser informante el “agente Raúl” se dedicaba a realizar trabajos ilegales, pero lo llamó “trabajar ‘por la izquierda'”.
Leer más de esta entrada

Feria informática 2011 en la Isla de los desconectados.

Pabexpo, el centro expositivo ubicado en la zona más acaudalada de la ciudad, exhibe por estos días productos informáticos creados dentro y fuera de nuestro país. Se dan cita en él invitados de todas partes, incluso un nutrido grupo de extranjeros a los que imagino más interesados en darse un viaje a nuestro paleolítico tecnológico que en hacer negocios con firmas locales. El grupo Kaspersky, por ejemplo, muestra una versión de su conocido antivirus realizado en conjunto con la empresa nacional Segurmática. Todo se asemeja a lo que ocurriría en una exhibición de este tipo en cualquier parte del mundo, si no fuera por un detalle: esta es la Isla de los desconectados.

Adentrados ya en 2011, los habitantes del “archipiélago Cuba” no hemos podido comprar un boleto de ómnibus, tren o avión vía web, no conocemos la sensación de administrar una cuenta bancaria online y adquirir algún producto desde la pantalla de un ordenador es algo que sólo hemos visto en los filmes extranjeros. Hasta el día de hoy, mis compatriotas no han conseguido hacer un trámite burocrático desde el email, ya sea la simple solicitud de su propia inscripción de nacimiento. Ni hablar de reservar unas vacaciones en la llamativa página de la cadena hotelera Islazul. Entre los cientos de amigos que tengo, ninguno ha logrado por sí mismo –y desde aquí– recargar el móvil en esos portales que ofertan saldo sin necesidad de hacer las largas colas de una oficina de ETECSA. Somos un pueblo que no ha tenido la oportunidad de pagar sus facturas a través del ciberespacio y que vive de los softwares piratas ante la imposibilidad de adquirirlos con licencia.
Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: