¿Hasta cuándo seguiremos dormidos y ciegos?

Mercedes L. García Por Mercedes L. García

San Juan, Puerto Rico – A partir del día 31 de julio de 2006, fecha en que Raúl Castro tomó las riendas del país, las expectativas de los cubanos han girado en torno a una posible restructuración social y económica que “inminentemente”, según decían, debería implantar el “nuevo gobierno” en Cuba.

Reiteradas críticas al funcionamiento de un régimen que él mismo ayudó a crear se le escucharon entonces al nuevo Castro en el poder. Burocracia excesiva, irregularidades, corrupción y planificación deficiente, entre otros adjetivos descalificativos, fueron lanzados de forma vehemente por el nuevo gobernante junto a la declarada intención de un supuesto empeño por poner orden en una casa en ruinas.

Con ese propósito surgió el documento conocido como “Lineamientos de la política económica  y  social de Cuba”.  Un documento que fue ampliamente divulgado y discutido dentro de un proceso en el que no solamente se consultó al pueblo para conocer sus necesidades reales, sino que también, según se indicó, fue reformulado y sometido al análisis del Buró Político, del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, del Secretario del Comité Central del Partido, de  los cuadros centrales de la Central de Trabajadores de Cuba y hasta de la Unión de Jóvenes Comunistas antes de ser finalmente aprobado el día 16 de abril de 2011.

Incluyendo la totalidad de 291 lineamientos y partiendo de la premisa que el sistema permanecería tan centralizado como hasta el momento, el documento apostó por la introducción de varios “cambios” en los sectores económico, social, agrícola, turístico, de transporte y de mejoramiento de infraestructura en general. Paulatinamente tales lineamientos han ido adquiriendo carácter legal a través de Gacetas Oficiales y Decretos de ley cuyas características particulares  han hecho que tanto opositores al régimen como expertos oficialistas eleven su voz de alarma con respecto al posible pobre funcionamiento de tales proyectos.

  • Excesiva centralización, pobres y limitadas ofertas, excesiva burocracia, altos impuestos, dificultad para conseguir la materia prima y la obtención de limitadas ganancias han sido las quejas en contra del proyecto referente a la creación de empresarios por cuenta propia.

  • El Decreto-Ley 288/2011 del Consejo de Estado firmado por Raúl Castro el 28 de octubre de 2011 junto a un grupo de resoluciones complementarias regulan, por ejemplo, la compraventa, el traspaso y los trámites de herencia de viviendas. En ese sentido, según un artículo publicado por Wilfredo Cancio Isla en Café Fuerte, ciertamente muchos cubanos se lanzaron a la tarea de intentar vender sus viviendas con la idea de adquirir otra en mejor estado o con mejor ubicación y hasta las anuncian en portales cibernéticos tales como  revolico.com y cubanísima.com. Desafortunadamente, en ese mismo artículo se cita al abogado Sergio Comas, conocedor de las legislaciones cubanas, haciendo un llamado de alerta para que se lea bien lo que contiene la ley. Nuevamente el excesivo control, el requisito de que las viviendas a ser vendidas deberán estar inscritas en el Registro de la Propiedad, el pago de impuestos y el temor de que esta acción termine profundizando aun más las brechas sociales ya existentes en Cuba son algunas de las críticas en contra de la mencionada medida.

  • La  Gaceta Oficial No. 031 regula, por su parte, la venta y el traspaso de autos en Cuba manteniéndose, sin embargo, la misma centralización, y sorprendentemente se indica que los vehículos modernos o parcialmente nuevos sólo podrán ser adquiridos por “personas que por su trabajo en funciones asignadas por el Estado o en interés de éste hayan sido remuneradas en CUC”.

El mismo análisis realizado sobre todas y cada unas de las medidas restantes daría el mismo resultado: pobres e insuficientes para resolver el problema de una economía que ha estado literalmente estancada desde el año 2008.  Todas las “supuestas medidas” han sido y son un simple intento por mantener soñando  a los cubanos de adentro y ciegos a los cubanos de afuera con el agravante de que se sobreentiende que los miembros de la llamada cúpula del gobierno cubano no quieren ceder un ápice de su poder y que cualquier tipo de mejoría de la sociedad civil los llevaría inexorablemente en esa dirección.

En su intento desesperado por conseguir insumos económicos que les permita mantener su estatus sin que por ello pierdan el férreo control que ejercen sobre el pueblo han apostado a todo: empobrecieron a Venezuela, ya no le pueden sacar nada más a Bolivia, no les quedan médicos para aumentar la exportación de los mismos sin poner en precario o en cero la prestación de servicios médicos en el propio país, el ingreso procedente del petróleo está por verse y resultaría a largo plazo. Finalmente, y al parecer, la última apuesta será Brasil. Recientemente Dilma Rousseff, la presidenta de ese país considerado como el segundo socio comercial de Cuba, hizo presencia en la isla. Visita que fue aprovechada por el grupo brasileño Odebrecht, que ya coopera en las obras de ampliación y modernización del Puerto del Mariel, para anunciar la firma de un acuerdo con el grupo cubano Azcuba, que controla la producción azucarera, para intentar ampliar la producción de azúcar en la provincia de Cienfuegos durante 10 años.

Para que la económica cubana comience a salir de su gran letargo se necesitaría mucho más que una transnacional y muchos campos de golf que por cierto, fueron anunciados por las autoridades pero sin  ser revelados los nombres de los supuestos inversionistas. Sin embargo, esta nueva maniobra sí servirá junto con los famosos lineamientos para mantener a unos pocos viviendo en la opulencia a costa del sacrificio de un pueblo que dentro de la isla seguirá dispuesto a vivir tan sólo de esperanzas y a un pueblo exiliado que permanecerá ciego a todo lo que realmente acontece en Cuba y con cuya actitud sólo consigue hacerle el perfecto juego al régimen cubano.

¿Hasta cuándo seguiremos dormidos y ciegos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: