Campesinos militantes obligados a pagar el diezmo del Partido.

Por Lizandra Díaz Blanco.
La militancia en el Partido Comunista de Cuba, independientemente de las verdaderas opiniones personales, ha sido uno de los modos más seguros de ascender en la actual sociedad cubana y gozar de privilegios vedados al resto de los ciudadanos, aunque en los últimos tiempos la militancia se ha convertido en lastre. Los campesinos cubanos que militan en el Partido Comunista deben “donar” del 8 al 10 por ciento de sus ingresos directamente a su núcleo del Partido, además de pagar el 7 por ciento a la cooperativa a que pertenecen y los impuestos de la Oficina Nacional de Administración Tributaria. “Siempre ha estado estipulado, pero eran un poco más flexibles. Los campesinos daban lo que ellos estimaban conveniente. Pero ahora, debido a la crisis, están tratando de recaudar dinero, están exigiendo a los militantes que cumplan con lo que está establecido,” confirma a martinoticias.com el campesino pinareño Antonio Pupo.

El secretario general del núcleo del Partido y su financista, encargados de velar por el cumplimiento de estos pagos, establecen un día para que los campesinos abonen la cantidad impuesta, y el monto total se entrega en la sede municipal del Partido. La reacción de los campesinos afectados ante la pérdida aproximada de un 15 por ciento de sus ganancias, no se ha hecho esperar.
Fuentes que prefieren el anonimato revelaron a martinoticias.com que el primer impulso de muchos campesinos militantes del Partido de la zona central de la isla fue retirarse de las filas de la organización política, pero la mayoría ha preferido una solución más solapada: nombrar como propietarios legales de los productos agrícolas a personas cercanas a ellos que no son militantes. Antonio Pupo asegura que algunos han entregado “el carnet rojo”, argumentando incapacidad física para mantenerse activos en su militancia política. “Ellos no están de acuerdo con pagar esa gran cantidad de dinero y tratan de buscar la forma de tener que pagar menos,” agrega el trabajador agrícola.
Otro de los remedos que encuentran los campesinos – comenta Pupo – son las ventas al mercado negro, “pero cuando son grandes producciones es muy difícil poner a otra persona en los papeles, porque allí están el presidente de la cooperativa y los militantes del Partido viendo todo lo que uno hace y todo lo que uno siembra.”
“Cuando se siembra en una tierra que realmente no es tuya, es muy difícil burlar los mecanismos de control con cambios de nombre de los vendedores de los productos agrícolas, por lo general siempre tiene que ir por lo legal,” concluye el campesino. A los militantes se les hace la vida más difícil, no solo por el diezmo al Partido, sino porque “no pueden vender un litro de leche a una persona, aunque esté necesitada; no pueden vender ni una calabaza. Todo tiene que ser a entidades del Estado”, explica Bárbara Alfonso, residente en una zona rural de Sancti Spiritus.

Fuente: martinoticias.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: