El mensaje de Managua.

Por Raúl Rivero.
Las elecciones presidenciales de Nicaragua y la victoria de Daniel Ortega le dan dado a ese país el perfil definitivo de una dictadura tutelada por el fantasma de Anastasio Somoza a dúo con el espíritu de Fidel Castro. Y, lo más grave, dejaron en los portones de los palacios de otros países del continente esta sentencia: Abandonad toda esperanza. El proceso que le dio la continuidad en el poder al ex guerrillero se desarrolló con todo el arsenal de los viejos politiqueros y con los aportes de las nuevas generaciones de gansters. Una combinación de dos bandas unidas por la ambición y el amor al poder.

Ese extraño matrimonio (exclusivo de aquella zona) facilitó la permanencia de Ortega en el sillón de mando con el apoyo de varios padrinos y la presencia de algunos invitados que entraron al brindis por el zaguán de los criados y se despidieron enseguida con un susurro tímido de reproches. El promotor fundamental de la reelección ha sido Hugo Chávez. Los maletines que el venezolano hace llegar a su compadre dejan en Managua unos 500 millones de dólares cada año. El respaldo del mundo inmaterial llegó también.
A las pocas horas de anunciarse su triunfo, Ortega recibió la felicitación de José Miguel Insulza, presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA).
El funcionario no le dio importancia al informe sobre las dificultades y trabas que le pusieron a los delegados de su institución que fueron a observar los comicios. Dijo que en Nicaragua avanzan la paz y la democracia. La comitiva de la Unión Europea comentó con discreción que a las elecciones le faltaron transparencia y neutralidad.
Después se produjeron los disturbios, las protestas de los hombres y mujeres de a pie que dejaron cuatro muertos y medio centenar de heridos. Y nada más. A esperar el año nuevo con una buena arenga antimperialista, una misa en la catedral y el anuncio de que se repartirán techos de zinc para los pobres.
Con esta operación la familia ideológica del ALBA afina la industria de la trampa y envía a la región el recado de que ellos saben hacer trizas las instituciones de la democracia.
El año que viene le toca a Venezuela.

Fuente: Diario de Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: