Socialdemócratas cubanos felicitan al Alcalde electo de Bogotá, Gustavo Petro.

Al compañero Gustavo Petro
Alcalde Electo del Distrito Capital Bogotá, Colombia
Desde el Partido Arco Progresista de Cuba le felicitamos por su elección como Alcalde del Distrito Capital Bogotá. Sabemos que este cargo es considerado el segundo cargo más importante del país, después del de Presidente de la República, teniendo en cuenta la importancia de la capital en la vida institucional, política, socioeconómica y cultural y del país.
Aprovechamos para agradecerle por haber recibido a nuestro representante en el exterior Dirk Van den Broeck, en su gabinete como senador en marzo 2009.

Sabemos cual ha sido su trayectoria política: de su toma de conciencia, como hombre de una familia humilde, de las injusticias sociales; de su paso por la dirigencia del M-19; de su toma de conciencia de la necesidad de dejar las armas. Ud. ha sido la fuerza motriz detrás de la histórica Asamblea Constituyente y uno de los principales arquitectos de la nueva constitución, democratizadora, de Colombia en el 1991. Conocemos también de las amenazas de muerte que le hicieron salir por un tiempo del país y de su lucha implacable contra la corrupción, venga de donde venga; asimismo conocemos de su lucha ejemplar por los derechos humanos, contra la violencia paramilitar y guerrillera, contra cierta complacencia de cierta izquierda con la guerrilla de las FARC y el ELN, y contra la complacencia desde ciertos esferas del mismo Estado con los paramilitares; además sabemos de su lucha contra la pobreza, y por la reparación integral de las víctimas de la violencia y la restitución de las tierras de los campesinos, expoliadas por las bandas de todo tipo.
Su victoria en Bogotá coincide con un escenario nuevo en Colombia, donde crecen las posibilidades para una normalización de la vida política, debilitando la polarización entre los extremos, que es condición sine qua non para que se desarrollen políticas sociales y ambientales que acompañen el crecimiento económico.
La victoria del “Movimiento Progresistas” en Bogotá es a no dudarlo el producto de tus empeños para aglutinar, en un movimiento de izquierda pacífico, moderno, funcional, a los hombres y mujeres de buena voluntad y con sentido social, animados por sus propuestas de participación ciudadana en la gestión, y de cooperación con las instituciones nacionales.
Al contrario de lo que pasa en Cuba, la constante presión de la sociedad civil en Colombia, de los trabajadores, campesinos, intelectuales y mujeres está dando sus frutos concretos. En Cuba nos faltan justamente las libertades democráticas mínimas para darnos voz: los trabajadores, campesinos, intelectuales, mujeres, negros y otros dentro de nuestra sociedad civil, no se pueden organizar para reclamar sus derechos.
Sin embargo, su trayectoria nos puede inspirar mucho en Cuba. Aquí también, muchos progresistas provienen de una revolución que “ha devorado a sus propios hijos”. Las conquistas de la revolución, derretidas hace mucho tiempo, han sido a costa del desarrollo económico, la libertad y la pluralidad, la producción, sobre todo agrícola, la honradez, y por ende, de las mismas conquistas sociales. La corrupción de arriba a abajo domina las relaciones de producción y entre los hombres; la violencia, practicada por grupos supuestamente civiles pero dirigidos directamente por el Partido Comunista contra quienes piensan diferente es cotidiana, -lo que nos recuerda en un contexto diferente la mentalidad y el accionar de los paramilitares en Colombia- y las detenciones han aumentado espectacularmente en el año 2011; la fase raulista apenas ofrece perspectivas, si no es una mezcla surrealista de capitalismo chino y mexicano del tiempo de la dominación priista.
Muchos compañeros dentro y fuera de nuestro “Partido de la Revolución”, están listos para hacer el salto hacia un proyecto abarcador como el suyo: que no reniega su pasado idealista de sentido social, pero que entiende que lo social no existe sin democracia, participación ciudadana, libertad de asociación, derecho a la propiedad, derechos sindicales: condiciones para que “el pueblo” pueda hacer valer sus anhelos y exigencias y que ayude a vertebrar con mas claridad un tejido progresista continental que se comprometa claramente con los valores democráticos universales.
Esperamos que el Movimiento Progresistas de Bogotá sea una etapa más en la consolidación y ampliación a nivel nacional de un proyecto progresista para toda la nación colombiana.
Manuel Cuesta Morúa
Presidente del Partido Arco Progresista de Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: