Yoani Sánchez de tú a tú.

Por David Sosa.
La filóloga y bloguera cubana Yoani Sánchez confiesa ser cada día “más informática y menos filóloga”, pero eso no parece ser del todo cierto cuando se leen (en su blog Generación Y) esas estampas del día a día cubano -gris y monótono-, que muchos de sus seguidores leen como crónicas de viaje, y otros, como el sincero y poético diario de una mujer de 36 años, criada con “muñequitos rusos” y con la idea de que casi todo en su país está prohibido. Yoani, esa mujer menuda pero aguerrida, ha vuelto a ser noticia en los diarios de medio mundo a causa de su enfrentamiento en Twitter con Mariela Castro, la hija del general Raúl Castro, a quien le dijo: “aquí nadie me puede callar, negarme permiso para viajar ni impedir la entrada”. Un acto valiente, sin duda, una osadía comparable (salvando las distancias y hablando solo en términos de poder) a que alguien se le hubiera enfrentado en su momento a Flor de Oro, la hija de otro general, Trujillo.

Usted le dio a Mariela Castro la bienvenida a la pluralidad de Twitter, pero ella se inauguró en esa red social con insultos y no con el debate. ¿Qué opinión le merece eso?
Mariela Castro ha abierto esta semana una cuenta en Twitter, que se caracteriza precisamente porque los ciudadanos hablan de tú a tú, donde un presidente, una figura política no tienen que ser más importantes en cuanto a número de seguidores, o potencial de su voz, en esa red social. Uno se maneja como un ciudadano común y corriente. Entonces Mariela Castro ha abierto una cuenta allí, lo cual me parece loable, pero todavía cargando, en su discurso y su manera de escribir, los rezagos autoritarios que su familia muestra en el gobierno de Cuba. Y así ha sido, un intercambio de mensajes donde a mí se me ocurrió preguntarle cuándo los cubanos podríamos salir de los otros armarios, porque Mariela Castro es una mujer que lucha por el respeto a la preferencia sexual, y a mí me interesa también que se respeten las diferencias políticas, ideológicas que habitan en esta nación. Entonces esa pregunta motivó una reacción bastante airada de ella, pero yo espero que su voz evolucione hacia una mayor tolerancia.
¿Cuando usted habla de “otros armarios” se refiere entonces al tema de las libertades individuales?
Exactamente, yo pienso que no se puede pedir la tolerancia parcelada, inconclusa en una sola área de la sociedad, también hay que pedir que en Cuba se despenalice la discrepancia y se pueda mostrar públicamente la preferencia política que uno guarda en su interior, sin recibir un castigo por eso. Que no tengamos que estar condenados al monopartidismo obligatoriamente a partir de la Constitución, que los que tienen en Cuba tendencias liberales, socialdemócratas puedan expresarlas sin miedo.
Mariela Castro le dice en su respuesta: “Tu enfoque de tolerancia reproduce los viejos mecanismos de poder”. ¿Qué quiso decir con eso ella, precisamente ella?
Te haces la misma pregunta que me he estado haciendo yo todas estas horas, ¿qué quiso decir Mariela Castro con eso, a mí que soy una ciudadana y no tiene poder sobre nada? Y por otro lado, viniendo de quien viene la observación, una persona que se ha criado en lo que podríamos decir la “realeza cubana”, de una familia que ha mantenido el poder durante cinco décadas ya, la frase realmente le regresa; es como un boomerang que ella lanza que termina cayéndole en la misma frente porque todo el mundo ha dicho lo mismo. “Viejos mecanismos de poder”,  eso en realidad refiere a Fidel y Raúl Castro, no a mí.
Este enfrentamiento con la hija del general -no elegido democráticamente- que detenta el poder en Cuba, podría traerle represalias. ¿No le da miedo?
El miedo siempre está, en otras ocasiones yo he dicho que cada día tengo el temor de que toquen la puerta de mi casa, venga la Policía, me lleve, me juzgue y me condenen a una altísima condena, como lo han hecho en otras ocasiones con otras personas. Pero resulta que esta propia red social -Twitter- y mi blog, y la manera en que proyecto mi voz hacia afuera y hacia adentro, es lo que más me protege. Esta visibilidad es, de alguna manera, el escudo protector, pero también me pone en un foco de atención por parte del Gobierno y los órganos represivos, algo que, claro está, es peligroso. Tengo miedo, pero el miedo uno lo puede manejar de muchas maneras: te puedes paralizar, esconder debajo de la cama o hacer como yo, que corro justamente hacia la fuente de lo que me produce más miedo.
¿Cómo ha sido recibida por la disidencia cubana la captura y posterior ejecución del dictador Gadafi?
La captura de Gadafi, y su muerte, ha sido leída en Cuba de dos maneras; una la lectura que hemos hecho los ciudadanos, decirnos a nosotros mismos. Es posible terminar con un gobierno de décadas: autócrata, controlador, excesivamente metido en los pequeños detalles de la vida cotidiana. Esa es la lectura que hemos hecho: Gadafi cae, ¿por qué no puede caer el castrismo también? Sin embargo, el propio Raúl Castro lo ha leído de otra manera, diciendo, hay que aumentar el control, la militarización, la presencia de la Policía en las calles, las casas, los grupos de oposición, porque nos puede ocurrir lo que a Gadafi. Entonces ahí estamos atrapados ahora mismo los cubanos: entre la esperanza de que pueda haber un final, y por el otro lado, las medidas “profilácticas” del Gobierno, para que ese final no llegue.
Hay versiones de que Laura Pollán (líder de las Damas de Blanco) pudo ser envenenada. ¿Coincide con ellas?
Yo no tengo conocimientos médicos para asegurar algo de tal gravedad. Sí te puedo decir, porque estuve presente en varios de los partes que fueron dando los doctores de la sala de terapia intensiva, que había mucha confusión en torno a qué estaba padeciendo Laura. Hubo demora en encontrar la enfermedad, en un país como éste donde el dengue es prácticamente una enfermedad endémica (ahora mismo el país está bajo un brote nuevo de dengue). Demorar más de cinco días el diagnóstico de un dengue hemorrágico, me parece bastante poco creíble en el sistema de salud cubana. Pero de ahí a asegurar que fue envenenada, yo tendría un poco de cautela ante esa información. Quizá sí podría asegurarse que no hicieron todo para salvarla.
¿Se considera en cierta medida heredera de la lucha que Laura dejó inconclusa?
Sin lugar a duda, las Damas de Blanco, y especialmente la figura carismática de Laura, abrieron una brecha por donde hemos podido transitar muchos, no solamente mujeres. Las Damas de Blanco lograron arrebatarle al Gobierno, por primera vez en 50 años, un trozo de ciudad, lograron decir los domingos, alrededor de la Iglesia de Santa Rita: Vamos a recorrer la calle y no vamos a abandonar ese espacio. Y lo lograron. Entonces todos somos un poco deudores, herederos de Laura. Y ahora que está muerta, su figura actúa como una especie de “luz que guía”.
¿Cómo ve el caso de la detención en Cuba de Nila Hernández, la esposa del presentador Tony Cortés, supuestamente por una serie de programas realizados en Miami? ¿Retaliación o bluff?
Conocí a Nila cuando vino en septiembre, me parece una persona con mucha energía, deseos de hacer. De ahí a empezar a especular en qué bando juega, me parece periodísticamente muy atrevido, ¿no?, en el sentido de mi falta de elementos. Sí te puedo decir que hay muchos activistas en Cuba que están bastante indignados por todo el tiempo que lleva presa en Villa Marista, una mujer además que no estaba cometiendo ninguno de esos delitos que le adjudican: poner en riesgo la seguridad nacional transmitiendo noticias falsas, ni nada por el estilo. La eterna pregunta de si alguien es de la ‘seguridad’, o no, ya estoy un poquito cansada de eso; tengo 36 años y he vivido con gente que se pregunta si el vecino que protesta es de la CIA, o de la ‘seguridad’. Esa mujer está sufriendo, está detenida, su familia está desgarrada, y no tenemos pruebas para hacer otras lecturas.
¿Qué piensa de la famosa carta de Pablo Milanés a Edmundo García, alguien con el que usted ha polemizado?
Pablo es un hombre de una catadura ética de una pieza, más clara y sólida que Edmundo García. Hablo de un hombre (Milanés) que ha cometido muchos errores, pero los sabe superar y evoluciona; yo creo que eso es loable. Una persona que un tiempo fue el cantautor del castrismo y ahora se ha recogido más a la crítica. En el caso de Edmundo, se trata de un “periodista”, digámoslo así, que se dedica a atacar, a  repetir consignas, el discurso del poder en Cuba. Y me sentí muy feliz cuando Pablo le mandó esta carta tan espontánea, tan sincera, por momentos bastante fuerte. Porque Edmundo García merecía algo así hace mucho tiempo.
Usted ha dicho: “soy de la generación que de antemano piensa que casi todo está prohibido”. ¿Cómo se rompen las ataduras del miedo a no poder?
Cada día hay que levantarse y sacudirse la autocensura, el “no me van a dejar”, el “seguro está prohibido” porque ese es uno de los elementos de parálisis más fuertes que tenemos ahora los cubanos. Además de la censura institucional, del control estatal, también hay algo dentro de nosotros mismos que debemos sacudirnos. Por eso yo les digo a mis amigos -medio en broma, medio en serio- que ya estoy viviendo el poscastrismo, porque dentro de mí ya no hay límites para la expresión. Me levanto diciendo: “Hoy voy a tratar de ser un poco más libre”.
Mariela Castro la mandó a estudiar. ¿A dónde la mandaría usted a ella?
Bueno, yo soy una eterna aprendiz, a mí me encanta estudiar y voy a pasar el resto de la vida estudiando. Pero me parece muy arrogante que dos personas que están tratando de tener un diálogo, una parte descalifique a la otra diciéndole que tiene que estudiar, eso es tremendamente insolente y le da un toque de la “realeza indignada porque una plebeya osa dirigirla la palabra”. Sí, voy a estudiar, pero también le aconsejaría a ella que estudie la manera de hablar, de comportarse y de decir en las redes sociales. Donde no hay jerarquías y nadie le da lecciones a otro.

Fuente: martinoticias.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: