Dos malos se despiden.

Por Iván García.
El 20 de octubre del 2011 puede marcar un antes y un después en la lucha mediante el terror, por un lado, y la autocracia como forma de gobierno, por otro: dos malos han pasado a la historia. Un tipo aparentemente duro, como Muamar el Gadafi, el tirano de Libia, murió preguntando “¿qué pasa, qué pasa?”, en circunstancias aún no esclarecidas.
La perversión de Gadafi da para un serial de terror. Era, a fin de cuentas, un caso patológico de chiflado, criminal y extravagante. En los años 80 usó el C-4 y el terror como método de lucha. Fue el culpable de la explosión en pleno vuelo de un avión de Pan Am que en diciembre de 1988 sobrevolaba Escocia, causando la muerte a 270 personas; y mantenía el desierto libio repleto de campamentos para adiestrar a terroristas del IRA, ETA y bandas similares de América y el Medio Oriente.
Como todo dictador, se las daba de teórico-político. En 1973, el chacal de Trípoli redactó un panfleto intragable titulado Libro Verde, una especie de Biblia a seguir por todo el pueblo.

Más recientemente, a comienzos del presente siglo, hizo un trato con Occidente y, a cambio de dejar de explotar bombas y asesinar a sus opositores por medio mundo, se le empezó a recibir con alfombra roja en los cónclaves universales.
Y allá iba, a disparar sus monsergas, cargado con su jaima y hasta un camello, escoltado por decenas de vírgenes (al menos eso decía él) con fusiles de asalto AK-47 y su enfermera ucraniana.
Plantaba la carpa y el circo en cualquier sitio. Gastó cuantiosas sumas para legalizar su tiranía. Y algo siempre logró.
A Fidel Castro, su colega de corta y clava en el Caribe, lo premió con un título de doctor en Derechos Humanos que llevaba su propio nombre. Estos dictadores, no se puede negar, tienen un tenebroso sentido del humor. El mundo, y sobre todoLibia, estará mucho mejor sin semejante criminal.

También el pasado jueves, otro grupo que ejercía el terror dijo adiós a sus armas. En el País Vasco, la Euskadi Ta Askatasuna, ETA, comprendió que el poder y la razón se imponen con votos y criterios, no con balas y explosivos.
ETA nació seis meses después de que un joven barbudo de 33 años llamado Fidel Castro se hiciera con el poder en Cuba tras dos años de lucha guerrillera.
Desde que el 27 de junio de 1960 una bomba incendiaria en una estación de San Sebastián le costara la vida a Begoña Urroz Ibarrola, una bebita de sólo 22 meses, el terrorismo de ETA ha segado la vida a cerca de 850 personas.
Después de que el IRA irlandés colgara los guantes el 28 de julio de 2005, ETA era el último reducto de violencia terrorista en Europa. Y Cuba ha sido un buen refugio para los etarras. En 1982, luego de que Fidel Castro y el expresidente español Felipe González llegaran a un acuerdo, casi un centenar de nacionalistas vascos que utilizaban métodos delincuenciales y de terror recalaron en la Isla.
39 años después de la expatriación forzada, varios etarras se reconvirtieron en hombres de negocios. Y otros, como Elena Bárcena Argüelles y Javier Pérez Lekue, se sienten presos en La Habana, porque las autoridades que no les permiten salir de Cuba.
Enhorabuena para España en un 2011 que les ha traído más malas que buenas noticias: crisis económica, desempleo e indignados. Que ETA anuncie su cese definitivo de la actividad armada servirá para la estabilidad y la paz en la península. También en Francia, donde operaban y atentaban, así como en Portugal, donde sin éxito intentaron radicarse.
ETA no renuncia por buen juicio o decoro. No. Estos criminales entregan sus armas debido, ante todo, al fiero acoso de las policías y servicios especiales españoles, franceses y portugueses, que los tenían arrinconados desde el último atentado que en julio de 2009 matara a dos guardias civiles.
El mundo se revoluciona. Sí, aún quedan vestigios de monarquías intolerantes en el Golfo Pérsico, estados canallas y autócratas al estilo de Kim Jong Il o los hermanos Castro. Pero son los menos.

Fuente: Diario de Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: