Analistas dan por hecho que el Papa no aceptará la renuncia del cardenal Ortega.

Analistas y personalidades eclesiásticas dan por hecho que el papa Benedicto XVI no aceptará la renuncia del cardenal Jaime Ortega al gobierno de la Arquidiócesis de La Habana, un trámite de rigor que debe producirse este martes 18 de octubre. Ortega cumple hoy 75 años. La renuncia es un proceso obligatorio para todos los obispos, al cumplir esa edad, y el Papa decide si la acepta o no. La gran mayoría de los analistas y católicos consultados por este periódico considera que se dan las condiciones para la continuidad de Ortega, al menos por dos años más. “La posible visita del Papa a Cuba, el año que viene, es un factor a tener en cuenta”, advirtió una fuente política.
Ortega y Benedicto XVI se reunieron en agosto pasado en la residencia de verano del Papa. El arzobispo de La Habana dijo entonces que el Papa estaba valorando un viaje a la Isla en 2012, con motivo del aniversario 400 de la aparición de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre.
Disidentes que recientemente han sostenido contactos con autoridades eclesiales dijeron esta semana que el ambiente que se respira en La Habana es de “prórroga” para Jaime Ortega.

El secretario ejecutivo de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC), monseñor José Félix Pérez, señaló a DIARIO DE CUBA que “es frecuente” que el Papa aplace la aceptación de la renuncia, “si (los prelados) tienen salud y responsabilidades importantes”.
“Pero, es difícil decir si uno o dos años, o en qué casos sí o no”, comentó.
Pérez considera que “no es previsible” que este día 18 haya alguna comunicación oficial del Vaticano en un sentido u otro.
“Eso se saldría completamente del procedimiento” habitual, dijo.
La historia reciente muestra algunos importantes casos de prórroga. Sin embargo, las decisiones papales han sido variables con respecto a la jubilación de los obispos cubanos de los últimos 50 años.
En 1967, Pablo VI no aceptó la renuncia de Enrique Pérez Serantes, primado de la Isla y titular de Santiago, que falleció unos meses después de la decisión.
Adolfo Rodríguez, el recordado arzobispo de Camagüey, gobernó su diócesis hasta los 78, mientras que el recientemente fallecido Pedro Meurice (Santiago de Cuba) tuvo sustituto el mismo día de su cumpleaños 75 y José Siro González (Pinar del Río), a los 76.
Jaime Ortega Alamino nació en Jagüey Grande (Matanzas), el 18 de octubre de 1936, y fue ordenado sacerdote en 1964.
Su ministerio se interrumpió en 1966, durante ocho meses, cuando fue enviado a las denominadas Unidades Militares de Apoyo a la Producción (UMAP) en Camagüey, según dice su biografía oficial.
El 7 de diciembre de 1978 fue designado obispo de Pinar del Río por el papa Juan Pablo II y en 1981 ascendió a la Arquidiócesis de La Habana.
El propio Juan Pablo II le nombró cardenal en el consistorio del 26 de noviembre de 1994.

Fuente: Diario de Cuba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: